La escuela de Weingart

Wolfgang Weingart es un tipógrafo y diseñador nacido en 1941 en Alemania. Se formó en Basilea, aunque también se considera a sí mismo como un autodidacta. Experimentó en el campo de la tipografía utilizando métodos alternativos que desafiaran los principios racionales y geométricos de la “Tipografía Suiza”. En 1968 se convirtió en profesor en la […]

Wolfgang Weingart es un tipógrafo y diseñador nacido en 1941 en Alemania. Se formó en Basilea, aunque también se considera a sí mismo como un autodidacta. Experimentó en el campo de la tipografía utilizando métodos alternativos que desafiaran los principios racionales y geométricos de la “Tipografía Suiza”. En 1968 se convirtió en profesor en la Schule für Gestaltung Basel en Suiza, donde se enfocó en la tipografía experimental. En 1972 dio una serie de conferencias sobre sus métodos de enseñanza allí.

En estas conferencias él explica que, al momento de convertirse en profesor, se daba por hecho que había que enseñar y aprender tipografía en base a los conceptos de la “Tipografía Suiza”, y su idea no era eliminar estos principios, sino buscar la forma de expandirlos aportando nuevas ideas visuales. Según él, bien o mal, todo se construía sobre la base de la “Tipografía Suiza” clásica.

“Es importante que el término escuela conserve un carácter experimental”

El objetivo de las prácticas de su curso eran que el estudiante entendiera cómo funcionaba la producción de la tipografía para que luego pudiera tomar decisiones por sí solo. Se veían tanto estilos rígidos como practicas más flexibles. El requisito en todos los casos era que para cada solución se crease un criterio de diseño.

Tapa de revista, 1973

La libertad individual era grande. Apostaba a la diversidad, ya que para él los trabajos eran tan diversos como diversidad de estudiantes había. El alumno descubría a través de los ejercicios planteados un lenguaje visual, y debía aprender también cómo hacer valer su punto de vista. También buscaba que el estudiante fuese menos rígido y fuese capaz de violar las leyes de la tipografía para lograr una composición eficaz.

Este proceso de enseñanza estaba apoyado por su tarea como profesor, que incluía ser didáctico y estimular a sus alumnos para que éstos pudiesen desarrollar sus propias aptitudes e ideas. A los alumnos no debía transmitírseles conocimientos inapelables, sino darles la oportunidad de buscar por sí mismos esos conocimientos y valores, para que pudieran desarrollarlos y aprender a aplicarlos. Como resultado el estudiante no se limitaba a aplicar patrones predeterminados, sino a encontrar alternativas.

Otro factor importante para él al momento de enseñar era el aspecto tipográfico, la parte semántica. Experimentaba con las formas de las letras, sus tamaños y asociaciones en cuanto elementos semánticos. Su fascinación por la tipográfica residía en la capacidad de transformar el silencio, lo no impreso, en una forma dinámica de comunicación.

Weingart buscaba romper con los patrones, experimentar, hacer a un lado los limites tradicionales, evitando las modas de la publicad y el diseño. Estos son objetivos y conceptos que se pueden seguir aplicando en la enseñanza, alentando al alumno a desarrollar y encontrar soluciones alternativas individuales.

Fuentes:
– Yvonne Schwemer-Scheddin. (1991). Reputations: Wolfgang Weingart. Eye Magazine Sitio web: http://www.eyemagazine.com/feature/article/reputations-wolfgang-weingart

– Bierut Michael, Helfand Jessica, Heller Steven, Poynor Rick . (2001). ¿Cómo se hace la tipografía suiza?. Fundamentos Del Diseño Gráfico. Editorial INFINITO.