Categorías

Tipografía y Concepto o mensaje

¡Córtenle la cabeza!

La mente del ser humano ha probado ser el arma de protesta más eficaz, una poderosa herramienta expresiva que permite hacer frente a las injusticias en la esfera social, política y económica. Un arma que si se sabe poner en práctica puede llevar al cambio, pero que podría también atraer una reacción violenta, al representar una gran amenaza para aquellos con malas intenciones que ocupan cargos de poder.

En este caso nos encontramos frente a una pieza gráfica cuya intención es la crítica y denuncia de la corrupción o abuso de poder por parte de las autoridades. Esto puede interpretarse de muchas maneras puesto que podría referirse tanto a autoridades políticas como autoridades policiales o de cualquier otro tipo. La puesta busca interpelar al destinatario, haciéndolo reflexionar.
Si bien el lugar de origen de la pieza es la España contemporánea, consideramos que el mensaje puede ser aplicado a numerosos países, ya que se trata de una temática de mucho peso en todo el mundo, que era tan relevante en el pasado así como continúa siéndolo en la actualidad.

“Dentro del activismo cultural, el activismo gráfico debe plantearse como lugar conflictivo destinado a generar debate público y confrontación. Es necesario que nos proporcione a todos las herramientas mentales y físicas que necesitamos para liberar nuestros cuerpos y nuestras mentes.” — Un Mundo Feliz

https://tamtampress.es/2018/01/22/toh-guapo-una-exposicion-de-los-activistas-graficos-de-un-mundo-feliz-en-espacio_e/

Podemos leer en la pieza la frase “Pienso, luego estorbo”, la cual hace referencia al planteamiento filosófico “Pienso, luego existo” de René Descartes (1596-1650), a partir del cual pretende explicar que la única forma de encontrar la verdad es mediante la razón. A través de este replanteamiento los autores nos llevan a reflexionar sobre la relación entre el ciudadano común y los sujetos en posición de poder, es decir, entre los dominados y los dominantes. Frente a una autoridad corrupta, un ciudadano capaz de pensar por sí mismo, de no dejarse engañar ni controlar por aquellos que se encuentran por encima de él, capaz de reconocer las mentiras y las injusticias a las que es sometido, representa una amenaza, un obstáculo. “Pienso, soy consciente de sus acciones, por lo tanto no les sirvo, soy una molestia”. Este juego en la frase remarca el hecho de los fines que podría tener ese abuso de autoridad, de opacar el pensamiento como forma de llegar a la verdad.
Por debajo de la cita podemos observar una figura que parece resemblar a un policía, una autoridad capaz de ejercer la fuerza bruta. Por lo tanto, si tomamos al afiche de una manera más literal, podríamos relacionarlo directamente con la violencia o brutalidad policial, un tema que ha tomado vital importancia en los últimos años. La policía como brazo de acción de otros intereses, se excede generando más violencia y alejándose así, cada vez más, de la razón.

La tipografía, en este caso, actúa como elemento compositivo de dicha figura, haciendo que la relación entre ambos conceptos quede inevitablemente implícita. No es casualidad el lugar en el que se ubica la frase, reemplazando una parte de la figura (donde debería estar la cabeza), reforzando el sentido que busca comunicar; lo que también hace la palabra “luego”, que aparece aún más pequeña destacando la relación pienso=estorbo. Además, representa totalmente el foco de atención, despojando la pieza de cualquier otro contenido que pueda interferir. Las letras se presentan de manera manuscrita, cruda y sin cuidado, generando una sensación de espontaneidad, fuerza, rebelión. Lo que se relaciona además con la ilustración que podría ser generada casi con un stencil. Nos lleva a pensar en los carteles escritos a mano que lleva consigo la gente durante las manifestaciones en las calles, o mismo en las pintadas de protesta que vemos en la ciudades. El que esté impreso en blanco y negro refuerza también esta idea de espontaneidad del afiche/cartel callejero.

Visibilicemos una sociedad que piensa, que busca la verdad mas allá de los contratiempos, y que no teme ponerse de pie y hacerle frente a los que juegan sucio.

1