Categorías

Tipografía y Contexto visual

Distrito Desalojo

Con pocas leyes que cubran su derecho a la vivienda y en un contexto de incendios y desalojos constantes, los vecinos de La Boca, salen a resistir contra los negocios inmobiliarios del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Que pretende armar un distrito de las artes a costa del abandono y empobrecimiento de los habitantes.

El graffiti es un medio utilizado históricamente de distintas formas en los espacios públicos. Ya sea para dejar una marca personal, o de un modo más artístico, como también  un mensaje explícito de protesta o de lucha. En este sentido, el esténcil viene a cobrar un papel clave, porque permite sistematizar y ordenar el sentido y la composición que se está queriendo transmitir y dejarlo plasmado, mediante una tipografía específica. Así, en los reclamos populares se lo utiliza como una herramienta gráfica habitual, ya que el mensaje puede llegar de forma rápida y concisa. Además, puede ser producido de forma barata y en serie con ayuda de algunos elementos como acetatos de radiografías, trinchetas y pintura en aerosol.

En el barrio porteño de La Boca, los vecinos se nuclearon en la agrupación La Boca Resiste y Propone, con la cual llevan a cabo todo tipo de acciones para ayudar a los vecinos trabajando en las desigualdades del barrio en el área habitacional. Realizan asambleas, y proponen acciones concretas desde los planos legales y políticos, acompañando a familias que sufrieron incendios, derrumbes y alquileres abusivos, también hacen intervenciones en la calle y en las paredes del barrio. 

En el marco de una serie de desalojos históricos, en el año 2018,  se enfatizaron en este período por la creación del Distrito de las Artes, que con el objetivo de fomentar el desarrollo de la creación, producción y difusión cultural en el sur de la Ciudad de Buenos Aires esconde un conjunto de intereses por parte del Gobierno de la Ciudad junto a empresas constructoras. 

Los vecinos realizaron intervenciones en las paredes del barrio, utilizando esténciles y realizando murales, inundando las calles con mensajes de rechazo a esta política que no resuelve la situación de los vecinos de ninguna manera más que obligándolos a quedar en situación de calle o mudarse a otros barrios, y reclamando por acción del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) y por Inspección Técnica de Identificación (ITE).

Los esténciles realizados con la consigna “BASTA DE DESALOJOS” logran unir dos universos gráficos mediante la codificación de la tipografía stencil, con las misceláneas que aluden a los fileteados históricos utilizados en todo tipo de mensajería y cartelería porteña y así también en el barrio de La Boca. Los esténciles realizados también tienen la capacidad de mimetizarse con el entorno propio de las paredes. Conviven con otro tipo de pintadas y grafitis preexistentes, generando así un código mayor, de acumulación, perteneciente y reconocible en la urbe porteña. En el barrio, no son nuevas las expresiones artísticas desarrolladas en formato mural o pintada; a su vez estas expresiones conviven en el espacio geográfico con los murales realizados en eventos impulsados por el Gobierno de La Ciudad como “Color BA”, de artistas nacionales e internacionales. 

Por eso distintas agrupaciones resisten a esta situación y plasman en las paredes consignas de lucha y repudio hacia las políticas de gentrificación reiteradas en la zona, y aunque se parezcan en estilo gráfico, los intereses de cada parte son contrapuestos y así las paredes del barrio siguen disputándose por un orden mayor que unifique los intereses comunes de los habitantes y todavía no parece lograrse.